Blog

¿Qué puedo hacer cuando me siento inseguro o inadecuado?

que puedo hacer cuando me siento inseguro o inadecuado

Cuántos de nosotros no nos hemos sentido que no perteneces al lugar, que te sientes inferior de tus conocimientos, que sientes que los demás lo hacen o mejor o saben mas que tu. Cuando me he expuesto a compartir lo que he aprendido, a ayudar a personas a mejorar la relación con su cuerpo, hay momentos donde me pregunto quien soy para ayudarlas y me siento muy insegura de mi conocimiento y mis capacidades. En varias ocasiones me he sentido insegura, de no saber cómo seguir o ayudar, de verme bastante confundida y querer adelantar el momento y cuestionar porque tengo que pasar por esto tan incómodo. ¿Qué hago en estos momentos? Porque los he tenido y bastante.

Me he dado cuenta que el sentirme incapaz es un escenario en mi cabeza que está siendo activado por mi interpretación de la situación por la cual estoy atravesando. Se podría decir que las acciones, los pensamientos, el contenido de la mente está condicionado por experiencias pasadas como la infancia, la historia, cultura, familia etc que forman patrones repetitivos y persistentes. Por eso lo primero que hago cuando estos sentimientos de incapacidad llegan es:

  1. Reconocer cómo me siento: poder reconocer la emoción te da poder para “investigar” qué aspectos de esta situación te generan inferioridad.
  2. Estar pendiente de mis pensamientos y lo que estoy asumiendo de la situación: Leyendo a Eckhart Tolle me tope con esta frase “Nunca es la situación la causa de la emoción sino nuestra interpretación de ella” Les pongo el ejemplo: Un día te ponen en un grupo de trabajo donde tu tarea es realizar algo que nunca has hecho antes. Indudablemente un trabajo hecho por primera vez puede despertar en ti inseguridades pues ¡Nunca lo has hecho! Ante esta situación, tu puedes asumir varias cosas que van a interferir con tu sentimiento de sentirte capaz de hacerlo. Por un lado tu mente puede empezar a generar un sin número de pensamientos como “no sabes como hacerlo” “van a quedar decepcionados de ti” “ tu amigo lo puede hacer mejor” entre otros. Estas suposiciones pueden despertar sentimientos de inferioridad e incapacidad que van a condicionar la manera en que tu presentes tu parte del trabajo. Por otro lado, quedarte con los hechos de la situación que es “me toca hacer una parte del trabajo que nunca he hecho” puede ayudarte a generar posibilidades de abordar la situación. Posibilidades que no te paralizan y no generan ni alimentan tu sensación de no poder. Teniendo conciencia de lo que pienso, puedo ver como la intensidad de la emoción inicial está condicionada por mis pensamientos.
  3. Entender que esto pone incómodo al Ego: el no saber, o ser la que menos sabe a comparación de los demás automáticamente pone al Ego en inferioridad. Pensamientos de todo o nada, sobregeneralizaciones y demás son creados ¿Esto porque pasa? Pues el Ego ha tomado el papel de víctima ante el no saber y va a generar todas las historias posibles para que este telón de víctima no se caiga. Así podrá despertar compasión o simpatía ante los demás.
  4. Aceptar la situación: en muchas ocasiones el sentirme inseguro ha sido beneficioso. He usado esta inseguridad como motivación a investigar, leer, me ayuda a accionar. En vez de criticarme por no saber, que es normal, es parte del crecimiento personal y de la vida, me enfoco en lo que puedo aprender. El no saber sobre algo te crea la oportunidad de aprender, de superarse, de crecer en tu campo laboral o personal. Nadie nace conociendo todo.
  5. Entender que el no saber hace parte del proyecto de vida, si lo sabes todo ¿Qué te queda? Creería que nada por el cual motivarte. He podido cambiar mi interpretación de “no sé nada soy la peor, yo debería saber” a “gracias a no saber ahora, puedo aprender” y solamente cambiar mi forma de interpretación me ayuda a sentime mejor con lo que ya sé.

De este punto me recuerdo cuando empecé un grupo de apoyo y supervisión de psicología. Es un grupo de psicólogas que compartimos conocimientos sobre nuestra area y asi ayudarnos entre nosotras. Una colega me invitó a participar, les confieso que lo primero que pensé fue “por que yo” y luego “que increible que ella pueda ver en mi un potencial de aprendizaje y quiera a la vez ayudarme a crecer” entonces me atreví a estar. Totalmente fuera de zona de confort, ya que iba a estar con otras psicólogas las cuales no conocía ni había visto nunca. Cuando llegué y pasaron varias sesiones, mi sensación era que yo era la única que no sabía tanto, que no aportaba contenido de calidad al grupo y me quedaba callada escuchando. Lo cual lo interpretaba como negativo y lo peor que puede pasarle a una psicóloga. Apenas me di cuenta de esto, me quise salir. Me sentía horrible durante la semana y mis pensamientos de “no soy suficiente, estoy decepcionando” aparecían cada vez más fuerte. Cuando me detuve a ver y a recoger mi vulnerabilidad y a aceptar que no voy a saber todo siempre y a dejar que mi ego se sintiera incómodo, empecé a disfrutar del grupo de verdad aprender de cada persona que estaba ahí y a ir con la situación que está bien no saber pero que eso no define nada de quien soy.

Con esta anécdota termino mis 5 pasos para entender qué es el momento adecuado para mi, que el no saber o sentirme insegura es alimento para mi crecimiento personal que me saca de mi zona de confort y a la misma vez me voy sintiendo más cómoda con esta posición.