Blog

¿Qué hago si trabajo en mi amor propio y mi familia obstaculiza el proceso?

¿Qué hago si trabajo en mi amor propio y mi familia obstaculiza el proceso?

Es una de las preguntas más frecuentes que recibí esta semana la cual es válida y necesaria. Podemos encontrarnos con esta situación más de lo que quisiéramos y es por eso que es importante hablar de LOS LÍMITES. En este blog post encontraremos qué son los límites, por qué son necesarios en el proceso de encontrar amor propio y cómo empezar a ponerlos.

Cuando tomamos la decisión que queremos darnos todo el cariño que nos merecemos, empezamos a darnos cuenta de las cosas que obstaculizan el proceso (si no has logrado darte cuenta, no te preocupes tomará tiempo). Es decir, empezamos a darnos cuenta qué acciones estamos teniendo que nos hacen daño, cuáles nos convienen y donde tenemos que poner límites con nosotros mismo y con los demás.

Los límites son necesarios desde que somos pequeños y de adultos debemos establecer límites con las personas quienes nos rodean. Me gusta explicarlos como las “reglas” que necesitamos para poder desarrollarnos como personas, lo que necesitamos para desarrollar nuestra identidad, autonomía e independencia.

Una vez decidimos empezar el camino del amor propio, crear límites será necesario, pero antes es importante definir qué significa amor propio para ti, si no lo sabes puedes guiarte de este blog ( insertar el link aqui ¿Qué es amor propio?) para tener ideas. Cuando tengas esta definición, que va a variar dependiendo en el momento vital en el que estés, puedes empezar a observar cuales son los cambios, acciones y movimientos que debes hacer para fomentarlo cada día más. Vas a saber cuales son tus necesidades, qué cosas o hábitos se sienten bien para ti e irás cambiando tu manera de relacionarte con los demás y contigo acorde a esto.

A medida que vas implementando estos cambios, probablemente las personas a tu alrededor se van a dar cuenta. Muchas se van a extrañar, otras pueden decírtelo “cómo has cambiado”, otras no se darán cuenta y es totalmente de esperar que tengan estas reacciones. Hay algo importante de entender: tu has venido relacionandote con tus familiares y amigos de cierta manera, que probablemente no sea tan conveniente para ti. Las razones por las cuales lo hiciste pueden variar, por ejemplo : dinámicas familiares, dependencia afectiva, no darle importancia a tus necesidades básicas, incapacidad de decir que no, entre otras. Los movimientos o cambios que hagas van a tener efecto en todas tus relaciones, pues estas cambiando y te estás priorizando (y no, esto no te hace egoísta).

Ahora, es importante que lo puedas comunicar con las personas que te rodean. Recuerda que ellos están acostumbrados a esperar ciertos comportamientos tuyos. Por eso es importante poder entablar las conversaciones, así sean difíciles, para que puedas establecer tus necesidades, para que puedas comunicar el proceso en el que estas. Te adelanto algo, estas conversaciones que consideras difíciles, son las que más debes tener. De esta manera no solo estás estableciendo un límite (que es demasiado necesario) sino también los estas integrando en tu proceso.

Si esto ya lo hiciste, y no atienden a tu llamado, te comparto un método muy efectivo que te permitirá establecer lo que deseas y necesitas de una manera asertiva, estableciendo límites necesarios y convenientes. Te describiré cada paso con un ejemplo:

Supongamos que le has pedido a tus familiares que dejen de comentar acerca de tu figura o peso con el fin de poder entablar una mejor relación con los alimentos y tu cuerpo. Ellos lo han intentado pero en la mayoría de veces se les olvida y terminan cayendo en patrones de comportamientos donde que no te benefician y más bien te hacen daño. ¿qué puedes hacer?

1. Lo primero es poder describir la situación: quédate con los hechos, describe exactamente a lo que estás reaccionando.

    • Familiar continua comentado sobre tu físico

2. Expresa tus sentimientos y tu opinión acerca de la situación: no asumas que la otra persona sabe cómo te sientes. Utiliza frases como “yo quiero” en reemplazo de “tu deberías”

    • Cuando recibo comentarios sobre mi físico, yo me siento _________ ( insertar como te sientes)

3. Afirma lo que deseas pidiendo lo que necesitas o diciendo que no. No asumas que la otra persona sabe lo que necesitas o quieres.

    • Yo quiero que por favor, dejes de comentar sobre el cuerpo o figura ya que me siento _______

4. Refuerza las cosas positivas que pasarían si sucede lo que deseas o pides y si es necesario conversar también las cosas negativas que podrían pasar.

    • Cuando no recibo comentarios sobre mi cuerpo yo puedo entablar una mejor relación con los alimentos porque no estoy condicionada a elegir mi forma de comer dependiendo de como me veo. También me ayuda a escuchar mejor las señales de hambre y saciedad

5. Utiliza un tono de voz claro y preciso con contacto visual
6. Puedes negociar con la persona para encontrar otras posibles soluciones a lo que estás pidiendo.

Estas conversaciones son sanas y necesarias, no estas siendo egoista, tus necesidades son válidas para poder desarrollarte como persona.