Blog

¿Por qué comemos?

¿porque comemos?

En el país que vivo, Colombia, hay muchas posibilidades de alimentos que encuentro muy a la mano y fácil de ingerir todo el año. Esto me ha ayudado a poder disfrutar de diferentes texturas y sabores y a que esta experiencia sea más llevadera. El tener esta variedad y experimentarla me ha ayudado a ver que comemos por varias razones que quisiera compartir con ustedes:

Comemos para tener satisfacción:

Una de las grandes maravillas que encontramos en la comida es sentir satisfacción al comer. Este es un componente muy importante a la hora de llevar hábitos saludables y conseguir salud. Si comemos alimentos que no nos gustan probablemente no vamos a durar mucho tiempo comiendolos. Aquí no me refiero a que comamos siempre postres, me adelanto porque me han hecho esta pregunta con frecuencia. Podemos comer alimentos que aportan nutrición de una manera que nos proporcione satisfacción. Comer no tiene que ser un sacrificio. El factor satisfacción es tan importante como lo es escoger alimentos nutritivos. Esto va totalmente contrario a lo que la cultura de dietas nos indica dónde eres pecador si comes por placer. Vemos cientos de alimentos que se denominan “malos” y es un pecado comerlos aún cuando nos proporciona tanta satisfacción. No está mal si comemos un antojo aun cuando nuestro cuerpo no lo pide.

La comida también nos genera conexión y cercanía entre nuestros seres queridos lo cual genera emociones agradables y esto genera satisfacción. Cuando vamos a visitar a nuestra abuela, en los cumpleaños, en reuniones familiares, siempre hay comida. Esto también pasaba en la prehistoria cuando comer en grupo era más eficiente que comer solo ya que de esta manera la comida que era cazada no se desperdiciaba. Ademas era mas eficiente estar reunidos en una sola hoguera que en varias. Entonces la comida nos une hoy en día de una manera positiva, la relacionamos con amor y protección, al igual que antes.

Dentro de los principios de Alimentación Intuitiva se encuentra el principio 6: Descubre el poder de la Satisfacción. Este principio es el corazón de cualquier proceso y en el comer juega un papel fundamental. Cuando comes con placer vas a quedar más contento y satisfecho.

Comemos para obtener energía y vida

Yo crecí aprendiendo a ver la comida de una manera muy simplista, viendo todo su contenido en las calorías. En la cultura de dieta el comer se basa en comer menos y sacar más energía. Esta manera de ver a la alimentación pasa por alto lo variada y lo enriquecida que es la experiencia de comer. No podríamos disfrutar la variedad de vitaminas, nutrientes, fibra y antioxidantes que la comida aporta cuando reducimos a la comida a calorías. La alimentación es vida.

Comemos para calmarnos

El comer por emociones es de los pecados más horribles que vemos en la cultura de dieta. Han satanizado el comer emocional de tal manera que genera más culpa de lo esperado y no nos damos cuenta que HACE PARTE DE LA EXPERIENCIA HUMANA. La relación entre alimentación y emociones se establece desde la etapa de lactante. La realidad es que no siempre vamos a comer guiados por nuestra señal de hambre y saciedad. Además, todos los seres humanos comemos por emoción. Cuando estamos ante una emoción que nos incomoda buscamos en la comida gratificación instantánea. Alimentos enriquecidos en carbohidratos y azúcares elevan niveles de dopamina y endorfinas, entonces tiene sentido que busquemos en ellos refugio cuando no nos estamos sintiendo muy bien. Ahora, el problema empieza cuando es tu única forma de aliviar o transitar tus emociones, es decir si no tienes más herramientas para hacerlo. Puede ser contraproducente si no te deja ver la raíz de tus emociones y te evades no queriendo sentir. Para saber más sobre el hambre emocional puedes leer aquí.

Estas son algunas de las razones por las cuales comemos. En mi experiencia el acto de comer es enriquecedor y no siempre como por hambre y no siempre paro por saciedad.
Encontrar un equilibrio puede ser todo un reto pero no es imposible.