Blog

Pautas de apoyo familiar cuando un ser querido tiene un trastorno de la conducta alimentaria

pautas-apoyo-familiar

Si en la familia hay un ser querido que padece de un trastorno alimentario, la vida como la conocía se ha vuelto confusa. Los trastornos alimentarios afectan a la familia enteras. Cada miembro está obligado a luchar con esta nueva realidad y cómo encajar en ella.

Tendrán muchos momentos que no van a saber cómo ayudar a su ser querido. Estas pautas están diseñadas para ayudarlos a atravesar esos momentos difíciles para que puedan brindarle apoyo e implementar el cuidado personal que necesitarán en los próximos días, semanas y meses.

No hay respuestas rápidas o fáciles

Si alguien se está recuperando, tendrá que hacer algunos cambios en las percepciones y comportamientos. Al igual que los otros miembros de la familia tendrán que hacer algunos cambios también. Les recomendamos que aprovechen la ayuda profesional para facilitar estas transiciones.

Permítete no saber todas las respuestas de cómo ayudar

No eres menos padre, madre, hermano o pareja, eres humano. Hay individuos, grupos, libros y otros recursos que te pueden ayudar a comprender los trastornos alimentarios.

Haz todo lo que puedas para ayudar a tu ser querido a ir a o comenzar terapia.

Apoya y se empático con tu ser querido e insiste firmemente en que ingrese a la terapia con el objetivo de curar esta enfermedad. Si su ser querido tiene más de 18 años y rechaza ir a la terapia, considere trabajar con una terapeuta usted mismo, con el objetivo de aumentar la compresión para continuar apoyando a su ser querido hasta que esté listo para recibir ayuda. Un terapeuta también lo ayudará a establecer límites saludables para usted y también le dará una idea de cómo no permitir que su ser querido use comportamientos del trastorno.

Evitar tener discusiones acerca del peso, cuerpo o alimentos

Si te preocupa la deshidratación, la pérdida de peso u otros problemas, llame a tu terapeuta o solicita una sesión con tu ser querido y su terapeuta y expresa tus preocupaciones allí.

Comprender y reconocer ciertos comportamientos

Si su ser querido está comprando alimentos o cocinando para la familia, tenga en cuenta que el o ella podría estar utilizando este papel de cuidado para negar sus propias necesidades de comida y amabilidad. Ser activo en mostrar su cuidado.

Aprende a cuidarte

No te conviertas en un mártir ni dejes que tú o tu familia giren en torno al trastorno alimentario. No descuides la diversión, otros miembros de la familia, amigos y objetivos personales debido a este problema.

Ayuda a construir un sentido de competencia y responsabilidad

Permítale asumir la responsabilidad de la realidad de sus palabras, acciones, decisiones y comportamientos.

Aumentar la expresión física y verbal del amor en la familia

Sé honesto de sentirte enojado, frustrado e impotente. Al compartir estos sentimientos, todos los miembros de la familia se acercan, aunque las personas sientan y piensen de manera diferente sobre lo que está sucediendo.

Verifica que todos sean escuchados con precisión cuando discuten temas y sentimientos

Comparta sus preocupaciones entre sí, según corresponda. Guardar secretos no ayuda a la situación.

Practique el buen sentido, no haga dieta.

Evalué y sea honesto de las razones para hacer dieta y ejercicio. ¿Le está dando prioridad a tu aspecto físico? ¿Estas actividades son principalmente para bajar de peso? Es difícil para la persona que se enfrenta aun trastorno de la conducta alimentaria intentar cambiar los pensamientos sobre la pérdida de peso y la importancia de la apariencia cuando otras personas (importantes para el o ella) están reforzando la importancia de la pérdida de peso y la delgadez.

Reconozca a su ser querido por sus cualidades/logros independientemente de su apariencia

Compartir lo que aprecia de su ser querido puede apoyar su desarrollo de un sentido de sí mismo que sea seguro, único y que esté menos sujetos a modas y modas cambiantes.

Evite las luchas de poder por aumentar de peso detener los atracones o las purgas

El desorden alimenticio siempre ganará. Intente “un alto al fuego” y sustituya el tiempo juntos en actividades compartidas. Tomase el tiempo para “jugar” juntos. Esto mejorará los sentimientos en ambos lados de la batalla y lo ayudará a desarrollar nuevas formas de relacionarse, en lugar de relacionarse en torno a cuestiones alimentarias.

No trate de manipular a la persona con el trastorno de la conducta alimentaria

Evite afirmaciones como “estás arruinando a la familia” o “simplemente renuncia a estos por mi”. La persona con el trastorno alimenticio no es responsable de tu bienestar, es usted. Cada persona es responsable de su propia felicidad.

Hágale saber a su ser querido que tu estas disponible para darle apoyo emocional

Si tienes dificultades para hacer esto, es posible que desee buscar ayuda para aprender nuevas formas de desarrollar la intimidad con los miembros de la familia. A menudo reproducimos en nuestras relaciones con los demás lo que nosotros mismo aprendimos en la infancia.

No preguntes “¿Estás mejor?”

Esta es una pregunta cargada y sugiere que la persona con el trastorno de la conducta alimentaria debe apurarse y mejorar para que todos se sientan mejor. Preguntar por el progreso diciendo: “¿Él o ella es más consciente de los sentimientos?”- “¿ Está él o ella pensando y comportándose de manera más realista?”- Y “¿Es él o ella menos crítico de sí mismo?” Comer es solo un síntoma de las preocupaciones subyacentes.

Tenga en cuenta que, en el mejor de los casos, su ser querido probablemente sea ambivalente a renunciar a sus rituales percibidos “seguros y protegidos” de la alimentación desordenada.

Estos sirven como un mecanismo de afrontamiento y llevará tiempo desarrollar nuevos patrones confiables.

*Estas sugerencias y pautas fueron traducidas al español de la cuenta de Eating Recovery Center https://www.eatingrecoverycenter.com/families/portal/resource-center/family-support-guidelines-when-your-loved-one-has