Blog

El hambre emocional

El hambre emocional aparece cuando sentimos las emociones y buscamos la comida para calmarnos.

Ahora, el comer siempre es emocional, es una conducta que nos ayuda a sobrevivir, nos da conexión y todo esto nos hace sentir bien. Es imposible ver el acto de comer como una conducta totalmente neutra.

No estás fallando, ni eres mala persona por comer por emoción la dificultad aparece cuando es TU ÚNICA FORMA DE REGULAR TUS EMOCIONES. Cuando utilizamos la comida para dejar de sentir o pensar,  se torna disfuncional.

Para empezar a conversar sobre el hambre emocional es importante distinguir entre el hambre física y el hambre emocional.

HAMBRE FÍSICA HAMBRE EMOCIONAL
Se siente en el estómago y es progresiva Es repentina y no se calma
Para recargar energía Debe saciarse enseguida
Puede esperar Sentirse satisfecho no basta
Estás abierto a varias opciones Eres selectivo a la hora de comer (ej quieres solo dulces)
Quedar satisfecho es suficiente y te genera bienestar Puede generar sentimientos de culpa, vergüenza o tristeza
Comer regulado por las señales que tu cuerpo te envía de hambre y saciedad.

Sin embargo, dentro del hambre emocional existe un espectro que va desde el comer por emoción como parte de la experiencia humana (gratificación)  hasta el comer por castigo.

  1. Gratificación: comes porque está rico, porque sabe bien, el postre de la abuela o cuándo vamos a un restaurante y estamos llenos pero aún queremos postre y lo comemos.
  2. Comfort: cuando tenemos alimentos que nos generan Confort o comodidad. Tenemos una lista de varias cosas ya que se condiciona desde pequeños Comemos por Confort cuando por ejemplo no tenemos hambre pero estamos en un lugar frío y nos provoca una sopa caliente o chocolate caliente.
  3. Distracción: Cuando estamos aburridos. O cuando utilizamos la comida para evitar sentir. No es adaptativo porque pierdes la conexión con tus señales de hambre y saciedad y no logras ir a la raíz del problema
  4. Sedación: tener un atracón de comida.
  5. Castigo: Luego de comer demasiado, sigues comiendo, ya no le encuentras el placer al comer

Teniendo esto en cuenta, la dificultad aparece cuando empiezas siempre a comer por distracción, sedación o castigo. Aquí lo que haces es que estás evitando el sentir, evitando conectarte con tus señales de hambre o saciedad y evitando conectarte con las sensaciones corporales que las emociones nos producen.

La alimentación está tan conectada con nuestras emociones que no es hasta que tú puedas abrirte a sentirlas, a explorar tus experiencias de vida,, traumas o heridas emocionales, relaciones interpersonales entre otros, que logras mejorar la relación que tienes con los alimentos.

Si sientes que necesitas ayuda, es importante que te des la oportunidad de tenerla, no importa si tienes diagnóstico, si la alimentación te causa estrés o ansiedad mereces sanar esta relación que tienes con ella. Yo puedo ayudarte en los grupos reflexivos Aceptar-te Libera (tengo mas información aquí).

Si deseas recibir ayuda individual estas son algunas personas y centros que podrían ayudarte:

En Colombia:

Psicologas

  • Manuela Lüchau 3134245458
  • Tatiana Urrea: 3135727476

El Cuerpo que Somos

Si deseas ayuda en otro país, puedes escribir a jvelez@nutritioniscure.com para poder guiarte.